El doble uso de la ropa interior: cómo la lencería se volvió una prenda fetiche – Urban HotShot

Lifestyle

Published Nov 29, 2017

by urban

Editor
By urban

El doble uso de la ropa interior: cómo la lencería se volvió una prenda fetiche

Los bralettes, los cuerpos y los vestidos lenceros son las prendas femeninas más sensuales de todos los tiempos. Cómo los diseñadores contemporáneos lo implementan en la moda como una prenda lista para usar.

Como todo en la moda, la ropa interior también fue evolucionando con el tiempo, en su estética y su uso. Dejó solo una prenda de protección femenina y se reinventó como una prenda que no puede faltar en el vestidor. Y que agrega valor a cualquier mirada.

Durante muchos años exhibir la ropa interior era considerado de mal gusto. Las prendas íntimas se ocultan y se seleccionan de colores oscuros para que quedaran opacadas debajo del resto de la vestimenta.

La recordada Bettie Page desde sus inicios pensó lo contrario. Icono sexy de los años ’50 por su voluptuosa figura, cabello negro y ojos celestes, fue una de las pioneras en imponer el uso de la lencería como el corsé, portaligas, sudaderas y ropa interior sexy como una prenda más.

Infobae dialogó con Jesús Fernández, diseñadora argentina de lencería, para conocer este proceso con mayor profundidad: “Una de las grandes reglas de la ropa interior son las abuelas, estas prendas nos remontan al pasado: las enaguas, las puntillas, los encajes y los conjuntos “hechos a mano” eran muy característicos de aquellos años “.

Madonna, la reina del pop, fue la que introdujo en los ’90 el doble uso de la ropa interior. Se identificó como la pionera del uso del corso como una prenda femenina. De seda, raso y encaje, así viajaban los modelos que lo acompañaban en sus recitales y giras mundiales.

“La lencería pasó a ocupar un rol protagónico en la indumentaria femenina. Antes, aunque no se usaba debajo de la cintura, las transparencias y la tendencia de usar tops o corpiños sobre las fotos y las camisas vestidos lenceros “, opinó Fernández.

Leave a Reply