Hoy voy a cambiar – Urban HotShot

Entertainment

Published Oct 26, 2017

by el-rick

Las notas del Rick
By Ricardo Martinez

Hoy voy a cambiar

Cuando anunciaron la bioserie de Lupita D’Alessio, a la mayoría nos pareció una muy buena idea, la D’Alessio es una figura exitosa como cantante, polémica, adicta, depresiva, promiscua y demás “encantos” que la hacen todo un personaje.

Después de haber visto dos semanas de la serie, no sé cómo se puede hacer un producto tan disparejo. Momentos sublimes de Mariana Torres (estupenda Lupita D’Alessio de los 70’s) y momentos al borde del ridículo de Gabriela Roel (la D’Alessio actual), se entremezclan en cada capítulo sin ton ni son. Todo comienza con un flashback de la Lupita actual que está hasta la madre de drogada y en el pasón comienza a recordar su vida (todo esto lo suponemos porque no está bien justificado el flashback) y aquí me pregunto: ¿cómo alguien tan drogado puede recordar su vida con tanto detalle?

Y por si esto fuera poco, en medio de algunas escenas aparece la D’Alessio o alguno de sus hijos describiéndonos la escena que acabamos de ver!!! O sea como para que??? En los momentos mejores de Mariana Torres, que se luce haciendo una Lupita temperamental, sensible y débil ante los hombres, de la nada nos meten a la D’Alessio actual, que con todo respeto para Gabriela Roel, su interpretación es muy mala porque confunde el temperamento de Lupita con el encabronamiento eterno. Siempre está enojada, cuando la ponen a cantar no empata el lipsync y no domina el escenario como cantante, cosa que si hace Mariana Torres a la qué hay que ovacionarla de pie porque cuando la ponen a cantar lo hace con todo el sentimiento que se requiere. Todo sería diferente si nos dejarán ver sin saltos de tiempo y testimoniales, la historia de corrido y viéramos a través de las escenas cómo se iba descomponiendo su vida. Ver todo el tiempo a Lupita actual drogada está demás, ya molesta solo verla así, nunca la vemos con la grandeza de la cantante, con esa fuerza que admiraban miles de mujeres, pero el morbo vende y prefieren presentarla siempre hasta la madre.

Mención aparte merece el departamento de caracterización que es un verdadero desastre. No sé quién les dijo que en lugar de caracterizar a los personajes de la época, hicieran parodias de los mismos. Pelucas ridículas, sobre actuaciones de risa y fuera de tono. Una auténtica pena como disfrazaron a los personajes de Yuri, Maria del Sol, Maria Felix, etc. Muy mal los señores Galindo en este rubro.

¿Que tiene de bueno la serie? Sin duda las actuaciones de Mariana Torres (la mejor por mucho de la serie), Eugenio Montessoro e Isabella Camil (como los papas de la D’Alessio) y quizá Ferdinando Valencia (como Jorge Vargas) solo que la peluca que trae le quita mucha seriedad al personaje. El guión es bueno, pero esa cuestión moralina de meternos su religión como único salvamento de su vida, le resta credibilidad.

En audiencia le va muy bien y así seguirá, a la gente le encanta ver a sus ídolos drogandose y encamándose con todo mundo, cosas de las que abusa esta serie. Personalmente me gustaría ver más de esa Lupita D’Alessio que cooperó con su granito de arena a que las mujeres levantaran la voz, que interpretaba como nadie canciones en contra de los hombres y llenaba escenarios como “El Patio” en los 80’s. En fin, vean la serie, tiene buenos momentos y momentos de verdadero humor involuntario.

 

Leave a Reply