La Historia del Pan tomate – Urban HotShot

Food and Drinks

Published Nov 30, 2017

by urban

Editor
By urban

La Historia del Pan tomate

El pan con tomate (pa amb tomàquet, pa amb tomata o pa amb tomaca en los distintos dialectos de la lengua catalana) es una comida tradicional de la cocina valenciana, aragonesa, catalana, andaluza, balear y murciana. Está considerado como uno de los típicos ejemplos que definen la dieta mediterránea, extendido como receta tradicional por toda España. Consiste en una rebanada de pan con medio tomate maduro restregado y aliñado con aceite de oliva y sal.

El origen de la receta se sabe que está inspirado en el pan con aceite, rebanadas de pan aliñadas con aceite de oliva y condimentadas con un poco de sal.
La unión del pan y el aceite de oliva han estado presentes en la cocina mediterránea desde la Grecia Antigua. En el siglo XVII aparece la receta panboli bo en el recetario Modo de cuynar a la mallorquina de Jaume Oliver, exactamente como la actual pero aún sin tomate. Y es que, aunque el contacto de Europa con América comenzó a finales del siglo XVI, el tomate no estuvo presente en la cocina española hasta el siglo XVIII.

El cocinero Josep Lladonosa i Giró, nacido en 1938, recuerda que su abuela Julia le contaba que ya sus padres comían pan con tomate. Con más precisión, Nèstor Luján afirma que la primera referencia escrita de pan con tomate data de 1884, y desmiente que la implantación del pan con tomate en Cataluña tuviera que ver con la inmigración murciana, a pesar de que en otras comunidades autónomas como Andalucía o Murcia ya se consumiera de forma frecuente, ya que no era un alimento caro y las familias podían obtener “los ingredientes” como se había dicho popularmente.

Según esta teoría, los trabajadores extremeños, murcianos y andaluces del metro de Barcelona, en los años 1920, plantaban tomateras al lado de los raíles para untar el pan seco. Según la tesis de Nèstor Luján, el pan con tomate se habría ideado en el mundo rural, en un momento de abundancia en las cosechas de tomate, para aprovecharlos y así ablandar el pan seco.

Leave a Reply