Unos se alinean, otros son linchados y algunos quieren censurar…

Tercer Grado

Cuando Televisa anunció que el primer invitado al “nuevo” Tercer Grado era Andrés Manuel López Obrador, líder único de MORENA y candidato por la coalición “Juntos haremos historia”, muchos pensamos que veríamos un gran debate periodístico dirigido por Leopoldo Gómez y con la participación de Denisse Maerker, Carlos Loret de Mola, Joaquín López Dóriga, René Delgado, Raymundo Rivapalacio y Leo Zukerman… Parecía que veríamos una guerra sin cuartel, los periodistas señalados (por muchos seguidores de AMLO) como parte de la mafia del poder, tendrían a su merced a Lopitos (así llamado por un ex presidente), esto iba a ser épico, como los Vengadores contra Thanos, perooo, no pasó nada…

Así como se lee, no pasó nada, nadie fue inquisitivo, nadie trató de acorralarlo con preguntas incómodas, López Dóriga muy disminuido en su participación, hubo un excesivo respeto. No estoy diciendo que eso debió ser una carnicería, pero esperaba mucho más, por lo menos que le pidieran una explicación clara y detallada de ese cambio mágico que sugiere, se quedaron muchísimas preguntas guardadas que no hicieron o ¿no quisieron hacer? Me da la impresión que Televisa comenzó a alinearse con el futuro presidente de este país (es lo que dicen todas las encuestas), al parecer ni Anaya (claro ganador del primer debate) podrá alcanzarlo y eso causó que al menos en este programa, pareciera que Televisa se alineó y prefirió darle el espacio a AMLO para que se luciera y no confrontarlo. Parece ya un claro temor hacia el movimiento que él encabeza como un “caudillo revolucionario” y que cada día crece y se polariza llegando a extremos francamente preocupantes (ojo, no digo que sea AMLO directamente quien lo provoca, pero sus simpatizantes son furibundos).

Pero lo de Tercer Grado fue solo el principio, Ricardo Alemán un conocido periodista que abiertamente es contrario al movimiento de MORENA y AMLO en lo personal, cometió el gravísimo error de publicar un twit (NO retwit, como se quiso justificar) donde muchos (me incluyo entre ellos), entendimos como una clara incitación a atentar contra la vida de AMLO… Alemán se cegó por el encono contra este candidato y sus seguidores con los que se pelea a la menos provocación en las redes sociales y aún peor no quiso reconocer al 100% su error y se justificó alegando que era un retwit y no un twit hecho personalmente, ¿de verdad era tan difícil reconocer algo tan obvio?, creo que si se disculpa y cierra la boca no hubiera pasado a mayores. ¿Cuál fue el resultado? Pues Televisa y Canal 11 lo corren de los programas en los que aparecía, el gremio periodístico en su mayoría le dio la espalda y el linchamiento en las redes sociales fue tremendo. Esto fue otra manifestación de alineamiento de Televisa, Alemán no era de sus periodistas estrella y era fácil de sacrificar para que no se lo reprocharán. Pero después pasó a ese siguiente nivel que es el preocupante, comenzaron a pedir que fuera citado o detenido por la PGR!!! Está bien que cometió un error, pero de eso a que lo detengan por un twit, eso si ya me parece fuera de la realidad. ¿Llegaremos al punto de que nadie pueda hablar mal o contradecir lo que diga AMLO? ¿Estamos próximos a la autocensura por el temor del linchamiento mediático? Ojalá me equivoque, pero esto se ha salido de control y es por ambos lados, en cualquier posteo en pro o en contra de los candidatos presidenciales, la lluvia de insultos, mentadas de madre y hasta retos a chingadazos son el pan de cada día. Nos prendemos muy fácilmente con algún comentario que no sentimos acorde a lo que pensamos, nos volvimos intolerantes al grado de querer boicotear el estreno de la película de Eugenio Derbez, solo porque en una entrevista de radio dijo que no creía que AMLO fuera la mejor opción para el país… ahora resulta que fue un pecado decir eso, que está en contra del país y nadie debe ver su película. Sinceramente yo no pensaba ir al cine a ver “Hombre al agua”, pero no por boicotearlo, porque eso es una reverenda estupidez, no voy porque no me gusta el cine que hace, solo por eso, pero créanme que esta campaña tan pendeja que “alguien” comenzó, me obliga a ir a verla para que no sea censurada la opinión de Derbez que es tan válida como la de cualquier mexicano. Comienza a ser tan intenso y fervoroso el movimiento morenista que ya nadie es libre de dar una opinión en contra, solo les pido que quien gane, seamos respetuosos y no caigamos en los excesos.

El debate donde todo queda entre dos…

Debate 2018

Por fin se llevó a cabo el primer debate de candidatos a la presidencia de México 2018. La mecánica que se usó en este debate fue más ágil, hubo mucho mejor producción y tres estupendos moderadores: Denise Maerker, Azucena Uresti y Sergio Sarmiento, quienes se lucieron en su papel (aunque nos faltó una sabrosa edecán… un momento, a cambio hubo un payaso). Según diversos sondeos, Anaya se alzó como el ganador de la noche, muy estructurado en sus discursos, certero a la hora de atacar al que considera su único adversario López Obrador. Pero hay muchas cosas que comentar de cada candidato, así que comencemos:

 

Ricardo Anaya, como ya lo comenté, la mayoría lo pone como el ganador de la noche y coincido plenamente, hizo la tarea, llevaba sus cartulinas con datos contundentes, se ve que se preparó como esos compañeros de la escuela que nos caían muy mal porque lo sabían todo. Sin duda el mejor en el debate. Ganará algunos puntos después de esto y quedará como el rival de AMLO.

 

Andrés Manuel López Obrador, desde mi punto de vista, muy sobrado. Sabe que es casi inalcanzable en las encuestas y como que el debate le valió madre… Era el momento para decirle a los mexicanos qué mecanismos usará para acabar con la corrupción, como iba a resolver el gasto de todas las becas y pensiones que promete… pero no, se confió en las encuestas y no respondió ningún ataque (se fue un poco tocado por los misiles del FOBAPROA y la amnistía). Su mejor momento fue cuando Anaya y Meade se atacaron entre sí, esa fue la única vez que sonrió el morenista.

 

José Antonio Meade, gris totalmente, a pesar de ser el más preparado de los 5 candidatos, no conecta con la gente. Con gran experiencia en el servicio público, su problema es tener al PRI como respaldo. Fue el que más propuestas llevaba, pero de poco sirvieron, la gente no quiere escuchar ese doble discurso donde pregona un cambio cuando es aspirante a la presidencia por el partido que ha puesto de cabeza al país.

 

Margarita Zavala, a pesar de que impostaba la voz, trataba de mostrarse enérgica y valiente, la verdad es que todos la ignoraron. La única que habló de una propuesta clara para la seguridad, retomando lo hecho por Felipe Calderón y creo que ahí tuvo su error porque en el imaginario colectivo de la gente, la estrategia de Calderón falló dramáticamente. Todo fue peor cuando propuso “una cárcel especial para los corruptos y delincuentes donde estén juntos”… what???

 

El Bronco, caray con este personaje, ¿quién chingados le dijo que en pleno 2018 era buena idea proponer “mocharle la mano al que robe”? pero eso no es todo se aventó la puntada de afirmar que en Monterrey a las embarazadas les dicen “gordas”, perdón, pero a una embarazada le dices “gorda” en Monterrey o en China y te rompe la madre! Eso sin contar su “chistecito” de que él cree en el matrimonio, por eso se ha casado 3 veces… ALV!

 

Conclusiones: AMLO, a pesar de ser el blanco de los ataques de todos los demás candidatos, no salió tan raspado. A pesar de lo mal que estuvo en el debate, se mantendrá en primer lugar por mucho. Anaya ganará 2 o 3 puntos en las preferencias y muchos tenemos claro que será una elección de dos candidatos. Meade no tiene manera de subir en las preferencias, es una lástima que un tipo tan preparado y experimentado quede en el olvido. Margarita Zavala infumable, lo mejor sería que ya no asista a los siguientes debates. El Bronco, qué podemos decir de este señor, pues es lo que hay… por eso estamos como estamos.