Las Putas Ricas (2da parte)

Y es que hagamos cuentas, a un profesional recién egresado, si le va muy pero muy bien, le pueden pagar hasta 20 mil pesos mensuales, y debe ser una persona preparada que por lo menos domine el idioma Ingles. Esa persona tiene que trabajar todo el día, hasta altas horas, los 24 días hábiles del mes y con un horario fijo. (y me quisiera extender y para eso tendría que tener otra columna, ya que el Godinato también suma aquí). Y retomo, en cambio, una “escort o puta” como las que nos anunciamos en páginas web, sin necesidad de saber más idiomas que el natal y utilizando la lengua con la que hablamos (basta que la sepamos utilizar bien en el trabajo), podemos ganar fácilmente, con solo tres polvos semanales, 30 mil pesos al mes. Y si hacemos más de tres polvos al día y los multiplicamos por los cinco días de la semana (y eso por que quiero descansar los fines de semana) … pues ahí sí, le permito que haga la cuenta y se deje confundir entre ceros, cuestionamientos, sorpresa e inquietud… Como me decía un amigo muy querido “…si yo fuera mujer también lo haría, a ustedes les va muy bien”.
Vistas, así las cosas, la prostitución en casi cualquier parte del mundo se convierte en la profesión más rentable, no solo para una joven profesional, como es mi caso, sino para cualquiera que tenga los ovarios de hacer dinero rápido mas NO fácil… para la que tenga las agallas de venir a guerrearse la vida a un País con una de las tasas más altas de maltrato a la Mujer y feminicidios en Latinoamérica. Y voy agregar algo abierta y explícitamente, el riesgo que se corre no es el viajar y desempeñar este trabajo, el riesgo que se corre, es el de quedarse desempeñando la profesión más antigua en cualquier parte del mundo.

“…El tráfico sexual es indigno para la mujer y empequeñece a la sociedad que busca insertarla en su desarrollo, la misma que dice haberle reconocido finalmente sus derechos…” Y tampoco se puede convertir en una manera convencional para que las mujeres encuentren su libertad económica, pero no me vengan con la palabrería barata a decirme que estar sentado detrás de un escritorio, con un salario miserable y aguantándose a un jefe tipo Montgomery Burns es un acto sublime. Aquí cada uno se gana el dinero como más le parece, como más le gusta o como más le conviene y gracias al de arriba puedo decir que me gano el dinero literalmente con el sudor de la frente, ya que trabajo con la DEA con la “DEAbajo”

Las Putas Ricas

No se confunda, esta no es una analogía a lo que hace una mujer de la vida galante en la cama.

Con este título, voy hacer una pequeña descripción a los especímenes femeninos que últimamente han migrado a tierras mexicanas, haciendo toda una alegoría a los ecosistemas y en específico a la fauna del mundo, ya que no es fácil encontrar una sola persona, que, en conjunto, lo reúna casi todo. Voy a empezar a ver si se les hace conocida la descripción:  ¡Extensiones de pelo de burro, cerebro de pollo, boca de pescado, senos de vaca, cintura de avispa, cola de pato, pierna de pony (cortita y musculosa) las tratan como zorras, se visten como gatas, lidian puro lagarto, les toca comerse cualquier rata, les dicen perras…!  pero les pagan!

Y mi Mama que siempre me dijo que había que ser una Dama y una Señora, y yo me pregunto: ¿cómo para qué?

 

Y antes de seguir en este entretenido tema, quiero aclarar que una cosa es una “Escort” y otra muy diferente una “Puta”, pero no se puede desconocer que los ceros en muchos casos son los mismos, pero eso si la una trabaja más que la otra, destaco firmemente que aquí los que ponen la etiqueta son ustedes, lo que quieren realmente contratar… “si lo que busca es una experiencia y un rato agradable” o un “talonario de Banco, solo meter y sacar”.

 

Pero entremos en materia. Cuando digo “una puta rica”, me estoy refiriendo a los recursos que día a día generamos las extranjeras en este maravilloso País y digo “maravilloso” porque en nuestros lugares de origen estamos muy lejos de ver estas cifras en un solo día y con unas cuantas horas de trabajo.

Y con esto no me refiero a que la profesión más antigua del mundo sea la más fácil o la más tranquila para ejercer en tierra Azteca, es que sencillamente la inquietud, la gana, la necesidad de conocer a alguien diferente a nuestras costumbres, el morbo y sobre todo la calentura, prima cuando se les habla de “extranjeras”, así sean de las características descritas en el primer párrafo o las del otro grupo del cual especifique en la aclaración. Esto finalmente se convierte en la Ley de la oferta y la demanda.

No obstante hay una verdad a gritos difundiéndose entre las miradas de los transeúntes de una Plaza Comercial, Wester Union o MoneyGram,  de cualquier punto del País, cuando nos ven sigilosamente, desmaquilladas y con algo de prisa hacer las filas en las cajas de estos sitios… Tenemos dinero y el tiempo para darnos los gustos que queremos y además enviar dinero para ayudas familiares a nuestros lugares de origen y aun así podemos vivir acomodadamente en un buen departamento ubicado en la Condesa, Polanco, La Roma o la Del Valle ( Así sea un lugar de altísimo riesgo, 19S) podríamos vivir en cualquier otro lugar que quisiéramos, pero esta zona se convierte en un lugar estratégico al tener nuestras “oficinas” muy cerca (Hoteles de Revolución, Patriotismo y Viaducto)